septiembre 25, 2016

Envejecimiento y Longevidad

¿Modificaría sus genes para vivir más y mejor? Científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han dado un paso clave para ralentizar el «reloj biológico»actuando por primera vez sobre los genes. Lo han hecho con terapia génica, una técnica que cura reparando los genes defectuosos de los pacientes. Esta estrategia se ha utilizado ya en pacientes con hemofilia o enfermedades raras como la de los «niños burbuja», pero por primera vez se ha probado contra las enfermedades que causan el envejecimiento.

La investigación del CNIO, dirigida por su directora María Blasco, ha demostrado que con terapia génica se pueden «prolongar los años de vida saludable» y conseguir un «efecto rejuvenecedor». Por ahora, solo en ratones.

Los ratones tratados vivieron un 24% más. Si se asume que la vida media de los humanos es de unos 80 años, esto significaría que el tratamiento permitiría llegar a los cien años de vida media. «Sin embargo, lo importante no es vivir más, sino que estos animales después del tratamiento tienen aumentado lo que en inglés se denomina “health span” o tiempo de vida sin enfermedad», antes de que sea tarde

Los ratones tratados prolongaron su vida y también retrasaron la aparición de las enfermedades típicas del envejecimiento: osteoporosis, diabetes tipo 2, coordinación neuromuscular…Aunque no todos los animales de laboratorio consiguieron igual resultado.

La terapia se probó con animales adultos y ancianos. Los ratones adultos obtuvieron los mejores resultados y vivieron un 24% más que los mayores. Al pensar en una posible aplicación en humanos, estos resultados animarían a aplicar la terapia antes de que el envejecimiento haga estragos y sea muy tarde para revertir el declive.

La investigación española es lo que los científicos llaman una prueba de concepto. Prueba una hipótesis y demuestra un tratamiento que funciona. En este caso, ha demostrado que el envejecimiento se produce por la falta de una enzima, la telomerasa. La terapia génica consiste en corregir esa ausencia, introduciendo en las células del organismo el gen de la telomerasa.